miércoles, 31 de octubre de 2012

SÓCRATES Y CRITÓN

En este diálogo aparecen dos personajes: Sócrates y Critón.

Critón visita a Sócrates en la cárcel. A Sócrates le extraña que el guardián le haya dejado entrar, pero Critón le responde que después de  haber estado tantas veces allí, se hizo amigo del guardián. Antes de que sucediera todo esto, Sócrates estaba durmiendo plácidamente y cuando se despertó, observó que su amigo Critón estaba allí presente y le preguntó que por qué no le había despertado antes y si llevaba mucho tiempo allí. Critón le dice que no le despertó porque a él no le gustaría que le hubiesen despertado en su misma situación. Desde mi punto de vista, aunque este es el comienzo del relato, creo que Critón actuó de buena forma, y por así decirlo, parece como si en esta situación se hubiese puesto en práctica el siguiente dicho: “no hagas lo que no quieras que te hagan”.
Después de todo lo sucedido, Critón le dice a Sócrates que le admira en todos los sentidos y que le habría gustado ser como él. Además, destaca que incluso en situaciones difíciles admira con cuanta facilidad y tranquilidad Sócrates soporta todo lo que está ocurriendo.
Posteriormente, ambos continúan manteniendo una conversación y Critón le dice a Sócrates que hay algo que le preocupa y que debe contarle. Parece ser que Sócrates debe morir al día siguiente, cuando llegué el navío procedente de Delos. A Sócrates es algo que no le preocupa, pues considera que es la voluntad de los dioses.
Es después de esto, cuando Sócrates le agradece el no haberle despertado y le cuenta que esa misma noche había soñado con una bella mujer que le anunciaba que en tres días llegaría a la fértil Ftia. Critón trata de persuadir a Sócrates con que debe salvarse y tiene miedo a lo que piense la mayoría, pues le considerarían como egoísta por preferir el dinero antes que a un amigo. Es aquí cuando Sócrates le hace ver que no debe importarle lo que piense todo el mundo.
A partir de aquí hay un pequeño dilema. Critón destaca que es importante tener en cuenta lo que piense la mayor parte de la gente, sin embargo Sócrates opina lo contrario. Después de esto, Critón le pregunta que por qué no quiere que sus amigos le ayuden a escapar. Al fin y al cabo son sus amigos, y están dispuestos a correr todos los riesgos que hagan falta. A Critón no le parece justo que Sócrates se entregue pudiendo salvarse y de una vez por todas, intenta convencerle de que si lo hace, dejaría huérfanos a sus hijos. Además, le hace ver que si quisiese rehacer su vida fuera de Atenas, le recibirían bien en cualquier sitio que fuera.
Sócrates le explica a Critón que no hay que preocuparse de lo que diga la mayoría, sino de lo que diga aquella persona que entiende tanto el concepto de justicia como el de injusticia; sólo él y la verdad es lo que deben preocuparnos.
Por último, Sócrates concluye que no se ha de obrar injustamente de ningún modo, devolver daño por daño o responder haciendo el mal, cuando se recibe un mal.
Para que Critón entienda mejor lo que Sócrates intenta explicarle le pone un ejemplo: Si ellos, que tienen la intención de escaparse, llegan las leyes y el estado y preguntan qué es lo que tienen pensado hacer, ¿qué responderían, si actuando de esta forma están intentando destruir tanto a las leyes como a la ciudad? Sería injusto que Sócrates se escapara, puesto que las leyes hicieron posible que sus padres le engendraran y que recibiera una educación. Por este motivo, Sócrates considera que en este caso no podría hacer lo que él quisiese ya que las leyes han sido muy importantes en su vida y por eso cree que debe cumplirlas. Por eso decide morir antes que hacer injusticias.
En conclusión, este diálogo nos muestra un intercambio de argumentos entre Sócrates y su discípulo Critón, el cual trata de convencer a Sócrates para que intente escapar de la cárcel. Los argumentos que Sócrates plantea son bastante razonables. Trata de explicarle a Critón todo lo que está sucediendo, y le expone las ideas que tiene, para hacerle ver que prefiere morir antes que hacer injusticias. También me gustaría destacar la actitud de Critón en el diálogo, pues además de intentar ayudar a un amigo y preocuparse por lo que está sucediendo, sabe comprender y respetar la decisión de Sócrates. Tarda en hacerlo, pero finalmente lo consigue. También me quedo con que no debemos guiarnos por lo que piense la mayoría, sino solo por lo que piensen aquellas personas que verdaderamente son importantes para cada uno de nosotros.





4 comentarios:

  1. Bien Pelayo: un buen resumen y unas razonables conclusiones.
    Saludos
    Pdt: yo cambiaría el color de la fuente o el fondo: no se ve bien

    ResponderEliminar
  2. Muy buen aporte...

    PD: Haz el favor de poner el color de las fuentes mas claras porque los colores oscuro no combinan para lecturas, me dio dolor de cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Me sirvio mucho ya que estube leyendo el texto en un apunte y no lo entendia bien.
    gracias.

    ResponderEliminar